jueves, 14 de junio de 2018

CABALOS: a propósito de catro libros sobre o cabalo na historia.





  
 1.- No seu libro Farewell to the horse, un requiem polo cabalo, ese nobre compañeiro do home, escribe Ulrich Raulff :

(Dende hai máis de 6.000 anos),  o cabalo foi a besta de carga máis fiable para o home e unha parte esencial do gando da granxa... o cabalo non estaba só. Outros animais aportaban alimento e roupas aos homes. Porcos e ovellas encheron o seu prato, os gansos quentaron os seus leitos coas súas plumas; os cans gardaron a súa casa e os seus rabaños: os bois tiraron dos seus arados; as mulas levaron o trigo ao muíño; os gatos mantiveron a raia os exércitos de parasitos... (pero) o cabalo... alimentou ao home como as vacas; como os bois tirou dos seus arados, transportou as súas mercadorías como as mulas e como o can, fíxose o seu amigo ... 

 No mundo mecanizado de hoxe o que supuxo o cabalo para a humanidade está, senón esquecido, minimizado pero foi tan decisivo na historia humana que hai historiadores como Reinhart Koselleck que dividen o noso tempo en tres eras: a era pre-cabalo, a era do cabalo e a era do post-cabalo. O derradeiro século da era do cabalo foi o XIX "amplo", eses anos que van dende Napoleón ata a Primeira Guerra Mundial. Dende entón, (case) toda a forza de tiro e  transporte de asnos, mulas e cabalos, podía ser substituída polos medios mecánicos que empregaban petróleo ou electricidade e que non o fose ata mediados do século XX debeuse a que eses novos medios non foron baratos de abondo para que puideran substituír os cabalos sobre todo na agricultura ata eses anos.
 O adeus ao cabalo, foi un marcador histórico do fin do mundo rural. En 1900 escribía Michel Serres, a maioría da poboación do mundo traballaba na agricultura e nas industrias alimentarias. Na Francia de hoxe, apenas un 1% da poboación son granxeiros, “sen dúbida, un dos máis profundos cambios históricos desde o Neolítico”. Cos granxeiros, fóronse do campo os cabalos e chegaron os tractores. 

2. A historia do cabalo é longa, moi longa. Devanceiros dos cabalos de hoxe xa corrían pola terra hai 56 millóns de anos. Eran moito máis pequenos, tiñan aínda dedos nas patas, comían froitos e gromos vivían nun clima quente, tropical, case sempre estable, de vexetación abastada (o Eoceno) no que non había xeo nos polos, o mar estaba moi por encima do seu nivel actual e había crocodilos, serpentes e primates ao norte do círculo polar ártico. No fin do Eoceno o clima mudou e moitos dos tipos de pre-cabalos que a evolución fora producindo non puideron sobrevivir. A terra foise facendo máis fría e apareceron as estacións. A vida paradisíaca no invernadoiro tropical do Eoceno rematou. Os veráns fixéronse abafantes, os invernos xeados. Os paxaros tiveron que aprender a voar entre os hemisferio norte e o sur, as baleas a emigrar dun mar a outro, os osos a hibernar e todos os mamíferos a almacenar graxa durante a estación quente para sobrevivir ao inverno. Hai 34 millóns de anos o descenso das temperaturas levou a unha glaciación e o xeo que cubría moita da superficie da terra baixou o nivel do mar xuntando o que eran antigas illas, e convertendo a paisaxe tropical nunha chaira aberta e fría con árbores espalladas onde medraba a herba. De novo, moitas especies de pre-cabalos e doutros animais morreron e apareceron  novos tipos que xa se asemellaban aos cabalos de hoxe e que tiñan unha vantaxe relevante: podían comer herba. Eran máis grandes, tiñan moas que lle permitían moer o sílice da herba e dispuñan dun intestino cego para metabolizar a celulosa. No Mioceno eran tantas as especies de cabalos que ninguén sabe cantas foron. Nese tempo que vai de hai 25 millóns de anos ata hai cinco millóns de anos foi a gran época do cabalo. A continua elevación das grandes montañas  fixo mudar os patróns do clima e as grandes estepas de herba se espallaron e co elas os cabalos. No ir e vir de períodos quentes e xeados os moitos tipos de protocabalos tiveron sorte diversa. Moitos non sobreviviron; outros seguiron evolucionando adaptándose aos cambios climáticos ata chegar ao cabalo dos nosos días, equs.

3.- Nos derradeiros 2,6 millóns de anos os homínidos e os homes modernos cazaron e comeron cabalos. Hoxe, 1.000 millóns de persoas seguen comendo cabalos en China, Rusia, Asia Central, México, Holanda, Italia, Xapón etc. Cousa curiosa a única prohibición dietaria explícita que rexistra a historia do cristianismo é a do consumo de carne de cabalo que facían os xermanos. En moitos outros países, como os Estados Unidos, comer carne de cabalo é como comer o can familiar pero non teñen moitos reparos en vendelos á países hipofágicos que si os comen e aproveitan a súa carne, os seus tecidos pezoñas e tendóns para facer de todo: colas de pegar, fertilizantes, cordas para arcos, cañas de pescar, coiro para tapizar, pantalóns para montar, comida para cans e gatos, graxa lubricante...

4.- Os cabalos son  grandes vexetarianos que non teñen presas ás que cazar e foxen lixeiros a pouco que algo os desacougue. Foron vítimas dos predadores durante milenios e só a súa velocidade na fuxida permitiulles sobrevivir
 Hai seis mil anos os homes das grandes chairas asiáticas que corren dende a fronteira chinesa ata máis alá de Hungría, os homes das estepas, encetaron a era centáurea e formaron o mundo moderno cando conseguiron domar os cabalos e facer deles o que nunca foran, un animal de guerra co que puideron crear nos séculos que seguiron un inmenso imperio. Como as chairas de Norteamérica as estepas asiáticas eran para os homes de a pé un deserto no que non era doado sobrevivir. Nunhas e noutras foi a domesticación do cabalo (e das ovellas e porcos na estepas de Asia) a chave que fixo que esas inmensas chairas de herba puideran ser transformadas polo cabalo en produtos ´de utilidade para os homes e cando a monta e o carro foron inventados nas chairas de Asia  ese inmenso corredor de herba quedou aberto e por el chegaron a Europa os nómades da estepa:

Unha vez que os homes aprenderon a montar, un novo tipo de océano – un océano de  herba- puido ser navegado con moi pouco esforzo físico. Os cabalos ofreceron á humanidade por vez primeira a experiencia da liberdade[1]
           
O carromato, (desde o 3.300 a.C) primeiro tirado por bois, no que se podía  cargar auga, a tenda e os alimentos, permitiulles ás xentes das estepas o nomadismo de longas distancias co seu gando pero o carro de guerra, lixeiro  e tirado por dous cabalos, unha marabilla da carpintería, di Anthony, non se inventou ata o 2.100 en Asia Central para dende alí chegar ao Crecente Fértil, Exipto e máis alá. Non era doado loitar desde eses carros. Cumpría habelencias que esixían tempo e afouteza pero as guerras foron desde entón guerras de carros gobernados por heroes que loitaban na compaña de xinetes e infantes como mostra A Ilíada e de cabalos non menos heroicos que foron como os heroes, tamén lembrados.

5.- Sen moita certeza semella que a primeira doma de cabalos aconteceu nas chairas entre o Caspio e o mar Negro entre o 6.000 e o  4.500 a. C moito despois de que ovellas, cabras, porcos e gando vacún fosen domesticados noutras partes do mundo. Non parece, di Anthony que fose o transporte a motivación pois os cabalos salvaxes, os garañóns sobre todo, podían ser moi agresivos cando loitaban polas eguas pero fóra deses momentos, fuxían lixeiros. O máis probable é que fosen domesticados para dispoñer de carne e leite en inverno xa que os cabalos eran quen de quebrar o xeo cos pezoñas e retirar a neve que cubría a herba xeada cousa que non podían facer as ovellas e as vacas que nin podían rachar o xeo nin afastar cos fociños a neve cando estaba xeada. Os cabalos non precisaban penso nin auga na longa invernía das chairas pero ovellas e vacas si. Podían ademais alimentarse dunha herba que o gando rúmiante non podía dixerir pola súa celulosa dura e baixo contido de proteínas e tampouco precisaban rumiar de novo a herba como as vacas xa que o seu único estómago permitíalle dixerir o pasto mesmo galopando.
Non é o mesmo domesticar os cabalos que montalos. En Kazajastán atopáronse restos cerámicos de hai 6000 anos con refugallos de leite de eguas o que nos informa de que nese tempo había cabalos domesticados. Montar eses cabalos domesticados para carne e leite foi máis serodio, (no 4000 a. C) e foron os achados arqueolóxicos e os dentes os que permitiron datar ese momento. Os bocados atopados nalgunhas escavacións e as erosións nos dentes provocadas por eses bocados foron as sinais inequívocas de que os cabalos eran montados. O momento no que un home montou por vez primeira un cabalo e logrou manterse sobre el e facer que o obedecera foi comparado por algún historiador co momento no que o home puxo un pé na lúa: foi un pequeno paso para o home montar por vez primeira un cabalo e puido ser, antes da invención da escritura, a porta estreita pola que o home entrou na historia.  É probable que esa primeira monta tivese razóns de pastoreo. Unha persoa a pé pode coa axuda dun can pastorear unhas duascentas ovellas; a cabalo, 500. Pastorear greas de cabalos para carne e leite a pé é case imposible. Cómpre facelo de a cabalo. Greas ou rabaños máis grandes precisaban pastos máis grandes  o que levou a liortas entre as tribos por eles e a roubos, cousa doada de facer. A guerra de a cabalo non apareceu ata 1500-1000 a.C pero cómpre diferenciar entre incursións a cabalo nas que os combatentes desmontaban e loitaban a pé e a cabalaría onde xa a loita era montada o que precisou que se inventara o arco corto que podía ser empregado sen atrancos dende o cabalo.
A idea tradicional de apoñer a doma e monta de cabalos aos homes das chairas asiáticas entre o 6000 e o 4000 a.C ten dende hai algún tempo teorías alternativas defendidas por científicos, algúns deles galegos,  que defenden que a doma e monta aconteceu en Galicia  (e noutros lugares) de maneira independente, teoría que, se non compartida, é considerada por Wendy Williams, autora de The Horse,  que estivo en Galicia na compaña de Felipe Bárcena e Laura Lagos, dous científicos galegos,  que levan anos estudiando os garranos, eses cabalos ou bestas que viven nos montes galegos alimentándose de toxos e que son os protagonistas anuais dos curros como a Rapa das Bestas.


Non son poucas as razóns para defender a teoría, dende gravados rupestres galegos onde se ven homes de a cabalo, ata a convivencia desde tempos sen memoria con estes cabalos ceibos que sempre viviron nos montes pero que cada ano son levados desde os montes ata un curro onde se lle cortaban as crinas e onde os aloitadores os montaban na loita. Os garranos, de pequena alzada, pernas fortes, cuns mostachos na boca, viven e se alimentan en  toxeiras onde non poden vivir os cabalos porque os nativos  diferenzan entre as bestas (os garranos) e os cabalos que son animais moito máis requintados que precisan de máis coidados. Os aloitadores e os científicos pensan que foi moi doado  domar e cabalgar estes garranos como se segue facendo hoxe e se fixo, pensan, desde tempos inmemoriais.

6.- Hai 20.000 anos había cabalos en Europa e América vagando ceibos por estepas frías. Cando devagar foron retirándose os xeos medraron os carballos (entre outras árbores) onde antes non os había. Dos carballos caían landras  que son aditivas pero tóxicas para os cabalos que gorentan delas pero morren cando as comen. En moitos lugares desde tempos antigos era coñecida esa toxicidade polo que, como facían os habitantes do New Forest inglés hai máis de mil anos, ceibábanse os porcos no bosque para que comeran as landras, para eles inocuas, impedindo que se envelenaran os cabalos. Non hai moito, unhas chuvias abondosas seguidas dun tempo quente fixo que as landras do que agora é o New Forest Park inzaran ata un punto que os porcos non conseguiron dar conta delas. Máis de 50 cabalos que vagaban libres no parque morreron intoxicados polas landras.

7.- Se o cabalo non fose máis que un animal de carga como os bois ou os asnos o seu lugar na historia humana non sería moi relevante. Foi a súa velocidade o que o levou ao fronte superando ao camelo e ao elefante. Durante milleiros de anos un home rápido era un home a cabalo e eses homes montados podían dominar, conquistar e manter territorios que sen o cabalo non poderían ser dominados. Os cabalos como máquina veloz de guerra foron os alicerces dunha nova política: a política de conquista. Atila, Gengis Khan, tamén  Cortés, non se entenden sen os seus cabalos.   

Durante moito tempo na historia humana[2], os cabalos foron os nosos compañeiros de viaxe, as nosas armas de guerra, as nosas máquinas industriais o coiro dos nosos zapatos ou comida para cans (e persoas)... influíron na sociedade humana mesmo para significar o que era ser un home... (houbo un tempo) no que para moitos homes os cabalos eran inseparables da súa masculinidade, da súa capacidade para gobernar e da súa individualidade...
Eses homes centauros na antiguïdade, na Idade Media e Moderna, eran das clases altas, os únicos que tiñan tempo para exercitarse na equitación e tempo para vestir a roupa axeitada que esa masculinidade e modais flegmáticos aristocráticos esixían cando se montaba. Non todos os aristócratas tiñan esas virtudes. En xaneiro de 1766, conta Raulff, houbo un incidente na Praza das Vitorias de París entre un cocheiro, o seu cabalo e un elegante aristócrata alporizado porque o cocheiro bloqueara o seu carruaxe.  O empoleirado e alporizado  aristócrata enrabiado mallou no cabalo e cortoulle o ventre coa súa espada. Era o Marqués de Sade que semella anticipar coa súa arroutada o achado agora común, de que quen maltrata e tortura animais ten moitas posibilidades de facelo con humanos e os cabalos foron ao longo da historia, foron tan amados como maltratados.
8.- Houbo catro imaxes do sufrimento individual que cambiaron o sistema moral europeo no século XIX: os nenos traballadores nas minas e fábricas, os soldados feridos agonizando nos campos de batalla, os nenos orfos hospicianos sobrevivindo solos nas rúas e os cabalos torturados na paz ou na guerra. Os soldados agonizantes espertaban horror; os cabalos torturados, compaixón. O trato era o mesmo: humanos tratados como animais e animais tratados como animais. A literatura do tempo está chea desas vidas miserentas. Non era cousas novas. Existían dende moito tempo pero a salvaxe revolución industrial e  as guerras nas que participaban exércitos de milleiros de homes e deixaban milleiros de mortos  fixo que esa visión se fora  facendo inaturable e provocara medidas lexislativas para mellorar a situación de persoas e animais. É na Inglaterra do XIX onde nacen as primeiras asociacións contra a crueldade cos animais, en especial cos cabalos que eran publicamente azoutados e torturados nas rúas polos cocheiros. En España, desde 1877,  as sociedades protectoras de animais tiveron que loitar durante anos para conseguir que os cabalos de picar nas corridas levaran petos de protección cousa que non conseguiron ata os anos da ditadura de Primo de Rivera. Ata entón, os touros podían matar varios cabalos nunha corrida que quedaban estrados no albero coas tripas expostas o que se volvera insoportable para a maioría dos afeccionados taurinos. Os cabalos de guerra, os war horse quedaron fora desa protección lexislativa e seguiron espertando a compaixón mesmo en soldados supostamente impasibles e de ollada xeada como Ernst Jünger.

9.- No Londres do século XIX había 300.000 cabalos. Na Nova York do mesmo tempo, máis de 130.000 só no Manhattan. neoiorquino. Camiñar polas rúas de calquera delas era aturar o cheiro das  máis de 1.100 toneladas de bosta e os máis de 250.000 litros de mexos  que eses milleiros de cabalos deixaban nas rúas cada día por non falar das ducias que morrían tamén todos os días e podrecían nas rúas ata que viñan retiralos. En Londres 23.000 cabalos eran sacrificados e convertidos en esterco todos os anos. Milleiros de coches de tiro ateigaban as rúas  provocando máis vítimas que as que hoxe son responsabilidade dos automóbiles. Moi cedo, nas grandes cidades apareceron os ómnibus, transportes públicos tirados por cabalos e despois os tranvías con tiros de cabalos. Era una economía baseada no cabalo que remodelaba as cidades segundo as súas necesidades. Cumprían cortes, moitas cortes para eses cabalos, fontes onde beber, cocheiros, ferreiros, veterinarios, e grandes campos de avena para cultivar a mantenza que precisaban estes animais porque había nos derradeiros anos do século XIX, un cabalo por cada trece franceses, un por cada 10 británicos, un por cada catro norteamericanos e un cabalo por cada dous australianos.


            Rúa de Nova York a mediados do século XIX

O que máis medo provocaba nos usuarios era a posibilidade de que os cabalos se desbocaran cousa que podía acontecer, e acontecía, cada pouco no balbordo das cidades cun sinxelo ladrido dun can, un movemento inesperado na visión periférica do animal ou un cocheiro borracho que non era quen de controlar os cabalos. Catro mortos diarios e máis de 40 feridos era a cota semanal na Nova York do XIX ata que en Francia se inventou o trottoir, as beirarrúas elevadas que afastaban peóns e cabalos e se deseñaron métodos para amolecer cando menos, os riscos: sistemas de freado do coche, a separación de coche e cabalos e un procedemento para tapar os ollos con rapidez dos cabalos desbocados. En 1974 Otto Bettman escribía sobre o tráfico en Nova York no XIX:
O motor do caos urbano é o cabalo. Famenta e nerviosa esta besta vital era azoutada por cocheiros sen piedade...era frecuente ver cabalos desbocados. Os estragos mataban a milleiros de persoas... a taxa de mortalidade multiplicaba por dez a taxa asociada aos coches dos tempos modernos...[1]


[1] Citado en S.Pinker, En defensa de la Ilustración. Paidós. 2018.


10.- Envolto na bandeira dos Estados Unidos o cadaleito do presidente Kennedy repousaba nun carruaxe tirado por seis cabalos grises. Detrás, un único soldado do corpo dos Marines no que servira o presidente. No terceiro posto do desfile funerario con paso inquedo ía o elemento máis estraño da comitiva. Levado por un soldado en traxe de gala camiñaba un cabalo de cor marrón escura sen xinete pero coa sella e unhas botas de montar colocadas ao revés nos estribos como se o inexistente xinete estivera de costas á cabeza do cabalo antes de desmontar. 


Este cabalo ornamentado[3] como os dos torneos da Idade Media e os funerais barrocos pero con máis sobriedade, é un elemento obrigado nos funerais de estado nos Estados Unidos que fixo a súa primeira aparición cando morreu George Washington, para acompañar despois  o cadaleito de Abraham Lincoln en 1865, o de Franklin Delano Roosevelt en 1945, o de Herbert Hoover en 1964, o de Johnson en 1973 e o de Reagan no 2004. O cabalo sen xinete e coas botas do revés é unha evocación da morte que non fala cunha retórica esaxerada da brevidade das cousas terreais da vaidade da existencia humana nin da eternidade da gloria. Evoca sen falar, a morte que revoca todas as cousas.


O costume do cadaleito do nobre morto seguido polo seu cabalo favorito ven de tempos medievais e as botas do revés representan, interpretan algúns, a derradeira mirada do líder caído que dende o seu cabalo se volve para mirar ás tropas que o seguen. O cabalo do funeral de Kennedy chamábase Black Jack e participou en máis de 1000 procesións funerarias durante 20 anos de servizo. Cando morreu (por eutanasia) foi enterrado con honores militares en Fort Myer en 1976.

 Non foi o único. “Comanche”, un cabalo semental, foi o único sobrevivinte da batalla de Little Big Horn na que Custer e os seus homes foron aniquilados polos indios. Comanche, ferido, foi levado a Fort Lincoln onde tratado como un heroe se volveu “alcohólico”. Ninguén podía móntalo e tiña como única obriga participar no desfile no aniversario da batalla da que fora o sobrevivente. Morreu en 1891 con 29 anos e foi disecado, exhibido na Feira Universal de Chicago e acollido despois no Museo de Historia Natural da Universidade de Kansas onde permanece desde entón.

11.- No imaxinario popular os indios das grandes chairas americanas aparecen sempre a cabalo pero esa imaxe é serodia. Ata a chegada dos españois os indios non coñecían o cabalo que se extinguira en América había miles de aos e non foi ata 1680 cando os cabalos ceibos que trouxeran con eles os españois se espallaron polas grandes chairas e medraron naquel mar de herba, que os indios comezaron con resultados varios a empregalos. Os apaches nunca aprenderon a criar cabalos nin a loitar montados cousa que os comanches fixeron con gran mestría. Despois de 1700 todas as tribos de Texas montaban cabalos e en 1750 montaban as tribos do Canadá. A semente das futuras guerras indias que o cine fixo populares en todo o mundo estaba plantada  e con elas comezaba a cabalaría dos Estados Unidos[4].

12.- No comezo do outono de 1939, Claus von Stauffenberg, oficial dunha unidade motorizada do exército alemán, escribe á súa muller dende o seu cuartel preto de Varsovia na Polonia invadida. O que escribe revela que malia servir nunha unidade mecanizada persiste nel o vello espírito da antiga cabalería: Hoxe, na principal estrada ao oeste de Varsovia vin os refugallos dunha columna enteira... máis de 100 cabalos xacían nas beiras da estrada. Os paisanos aínda estaban queimando os cadáveres. Nunca esquecerei esa visión.


Un neno polaco rodeado pola guerra puido ver escenas semellantes. O neno Ryszard Kapuscinski conta nas súas memorias como o aire cheiraba a pólvora, lume e carne podre. A cada paso atopaba cabalos mortos na estrada, no medio do campo, coas patas irtas. Non puido ver xente morta que xa foran enterrados polo que o neno Kapuscinki tiña a sensación de que aquela non era unha guerra de homes senón unha guerra de cabalos. Os primeiros días da invasión de Polonia, di Raulff, foron días de guerra caracterizados polos cabalos onde batallóns da cabalaría de lanceiros polacos se enfrontaron ás divisións Panzer alemás. Ese ataque foi un accidente máis ca un ataque afouto e romántico pois os lanceiros intentaban fuxir atravesando a  formación de tanques coa que se atoparon e de feito máis da metade deles sobreviviron pero o mito persiste sen que os feitos importen. Foi o último adeus á era do cabalo. Polonia era unha nación de cabaleiros que mantiña viva na memoria a lembranza de Jan  Sobieski III, rei de Polonia que derrotou os turcos que asediaban Viena en 1683. Desde entón a nobreza polaca considerábase a si mesma como a máis “ecuestre” de Europa e os cabalos estaban presentes nas casas da nobreza non só fisicamente senón na pintura e na literatura pero os polacos como outras nacións europeas non aproveitaron o que os norteamericanos aprenderan na súa guerra civil e nas guerras indias sobre como empregar a cabalaría. Dende tempos antigos cabalos e xinetes foron os donos do campo de batalla pero dende os anos finais do XIX os tempos eran outros. Unha carga da cabalería armada con lanzas e sables sobre formacións de infantería foi unha manobra decisiva mentres a infantería non tivo rifles de repetición. Cando os tivo, as cargas convertéronse en matanzas. Os soldados de a pé disparaban contra os cabalos que derribaban os xinetes que eran esmagados polos que viñan detrás. Os norteamericanos eliminaron lanzas e sables, dotaron á cabalaría de revólveres e rifles e abandonaron as cargas para facer das súas unidades montadas grupos de sabotaxe e incursións rápidas detrás das liñas inimigas. Nos cinco anos de guerra civil,  (1861-65) morreron 1.500.000 cabalos e 600.000 homes o que da unha idea da natureza desa guerra. As guerras indias que viñeron despois da guerra civil fixeron medrar a experiencia norteamericana pois foron guerras exclusivamente de a cabalo, sen infantería onde as matanzas de ponis indios formaba parte da estratexia da guerra. Os europeos tardaron 70 anos en empregar dese novo xeito a cabalaría
Na batalla de Waterloo morreron 20.000 cabalos. Na I Guerra Mundial participaron 16 millóns de cabalos dos que máis da metade morreron antes do final da guerra. Malia a mecanización, os cabalos seguían sendo necesarios non tanto como arma ofensiva como de animal de tiro e aínda na II Guerra Mundial mantiveron esa presenza xa que só os cabalos e mulas podían chegar a onde non podían facelo as unidades mecanizadas (montañas, terras xeadas ou asolagadas). O exército  alemán, o  máis mecanizado, empregou máis cabalos na II que na I Guerra Mundial pero non en todos as frontes. Na fronte occidental a guerra fíxose sen cabalos que viñan detrás das divisións panzer na compaña da infantería pero non aconteceu o mesmo na fronte do Este onde os cabalos tiveron un papel relevante non só como animais de tiro senón como cabalaría ao vello estilo aínda que non na primeira liña da fronte. Unidades alemás loitaron de a cabalo contra unidades de cosacos tamén montadas ao longo das vías de subministro. Foi unha guerra “antiga” que non se podía gañar con cabalos pero tampouco sen eles. Spielberg fixo un filme homenaxe, War Horse, para contar a historia dun cabalo, Joey, na I Guerra Mundial que felizmente pode volver vivo co seu primeiro dono despois de sobrevivir ás trincheiras, ás cargas e ao gas mostaza.


        A carga da cabalería británica no filme War Horse

Raulff pregúntase as razóns de que estas unidades de cabalaría non desapareceron despois da Gran Guerra. O espírito conservador do Estado Maior non explica todo pero si moito pois a cabalaría tiña desde sempre fortes vinculacións coa aristocracia e aportaba un aura de nobreza a todo aquel que montara un cabalo. Ata hai pouco a cabalaría pensaba de si mesma pola súa historia aristocrática como de algo máis ca un arma como a infantería ou a artillería idea que só os mariños de guerra podían compartir. Claude Simon, premio Nobel de literatura coñecía de primeira man ese espírito aristocrático. Foi un dos dous sobreviventes da matanza que unhas metralladoras alemás fixeron na unidade de cabalaría na que servía na II Guerra Mundial e contou ese episodio de morte máis dunha vez lembrando o fin dese espírito que sempre o fascinou.

13-  Unha nova tecnoloxía de transporte é unha ferramenta poderosa que cambia a vida social e política. A introdución do automóbil, por exemplo, escribe David W. Anthony, creou suburbios, hipermercados (malls) autopistas, transformou a industria pesada, fixo medrar o mercado do petróleo, contaminou a atmosfera, arredou familias, proporcionou un espazo rodante e quente  onde as persoas podían ter sexo, e procurou un novo xeito de expresar o a identidade e o status persoal. A monta do cabalo, e o carro tiveron efectos acumulativos semellantes que se de  produciron máis devagar pero coa mesma fondura pero o que o cabalo foi para a humanidade semella estar esquecido ou minusvalorado. Estes catro libros procuran arranxar este esquecemento do máis nobre compañeiro do home (co can).



Principio del formulario





[1] Williams. W. The horse: a biography of our noble companion. Oneworld. 2016.
[2] Mattfeld. M. Becoming centaur: Eighteenth century masculinity and english horsemanship. 2017.

[4] Os españois ademáis dos males coñecidos  levaron a América no só cabalos. Levaron tamén, vacas, ovellas, porcos, cabras, cans, aves de curral, olivos, caña de azucre, trigo, centeno, cebada, vides, avena, cebolas, allos, a roda , as técnicas do ferro e do vidro, o arado cos animais de tiro, a roca de fíar , a roupa de lá, o tear e o torno de alfareiro.

viernes, 6 de abril de 2018

A SHORT HISTORY OF DRUNKENNESS: How, why, where and when the humankind hasgot merry from the Stone Age to the present. Mark Forsyth. Penguin Randon House. 2017.




         A Mark Forsyth, nacido en Londres en 1977, le gustan los diccionarios desde que le regalaron una ejemplar del Oxford Dictionary en su bautizo, un regalo prematuro o un bautizo tardío hay que suponer. De ese regalo, dice,  le viene su afición a las palabras que hicieron que su libro The Etymologicon fuera número 1 en ventas o que su breve charla en Ted.com What´s a snollygoster[1] tenga más de medio millón de visitas. En esa charla, cuenta Forsyth los curiosos avatares del título de Presidente con el que George Washington fue honrado, palabra  que por entonces designaba a todo aquel que presidiera una reunión que podía ser de vecinos o a un capataz. Presidente, es ahora el título del jefe de gobierno de la nación más poderosa del mundo y el de otras tantas menos poderosas que lo imitaron por lo que Forsyth piensa que, aunque los políticos procuran elegir con cuidado sus palabras para darle forma al mundo con ellas, es la realidad quien cambia a las palabras más que estas a ella.
Su familiaridad con los diccionarios no impide (más bien alienta) que la prosa de este libro sea a veces vulgar por su frecuente recurso al slang. Es probable, no las conté, que utilice más de veinte palabras diferentes para referirse a la embriaguez, la mayoría tomadas del habla coloquial lo que exige la consulta de diccionarios no habituales. El recurso a ese tipo de expresiones para hacer ameno un libro no suele conseguir lo pretendido. Vulgariza el texto sin hacerlo más legible pero, ese es, al parecer, el estilo del autor y ese estilo sitúa el libro en un lugar que, por el interés de lo que trata, su amenidad e información, no es el suyo. Algo parecido ocurre con su humor, terreno en el que sus ocasionales excesos no siempre son acertados. Con esas advertencias por delante lo que cuenta Forsyth es a veces sorprendente, a veces inquietante y casi siempre, interesante.
Deben ser muy pocas las culturas que no conozcan la embriaguez y Forsyth las recorre sino todas, casi todas[2]. En sus páginas iniciales hay algunos avisos. Reconoce no saber lo que es la embriaguez (dos gin-tonics alteran sus reflejos; una docena le impiden permanecer de pie; un número indeterminado, que no deseo investigar, lo matarán); algunos de los efectos del alcohol no son producidos por el alcohol (si usted viene de una cultura donde se supone que el alcohol lo volverá agresivo, usted se volverá agresivo; si viene de una cultura donde el alcohol se supone que lo hará religioso, será religioso; a igual cantidad de gramos de alcohol su conducta variará dependiendo de la clase de bebida que esté tomando (los ingleses se vuelven agresivos después de unas pintas de cerveza; si beben vino, que está asociado con sofisticación o pijería, se volverá recatado y urbano. Por eso tenemos patanes agresivos por cerveza pero no vándalos por vermut ni polemistas por Campari). Es, esta última, creo, una afirmación discutible.
Un mono aullador que vive en una isla de Panamá tiene el hábito de la embriaguez. Come los frutos caídos de una palmera del género astrocaryum que al fermentar en el suelo producen alcohol en abundancia. La dosis habitual de estos aulladores equivaldría en los humanos a beber dos botellas de vino en media hora con resultados muy parecidos. A la musaraña arborícola de Malasia que se alimenta también de frutos muy maduros de las palmeras con alto contenido alcohólico, la evolución la ha dotado de una increíble tolerancia al alcohol. Puede beber el equivalente a nueve vasos de vino sin problema alguno. En el laboratorio, las ratas a las que se les suministra alcohol lo beben pero con una curiosa característica. Las colonias de ratas tienen un macho alfa dominante. Este macho, es abstemio. Solo beben las ratas de menor estatus lo que sugiere algunas ideas para aplicar al mundo de los humanos.
Forsyth piensa que los hombres están diseñados para beber y adopta para explicarlo la Teoría del Mono Borracho[3]de Robert Dudley que no es compartida por muchos biólogos que proponen como hipótesis más probable que el consumo de alcohol entre humanos tiene una antigüedad de apenas 9.000 años y está vinculado al comienzo de la agricultura. Dudley piensa que hace millones de años, cuando nuestros ancestros bajaron de los árboles, descubrieron que en el suelo había muchos frutos muy maduros llenos de azúcar y alcohol. El olor del alcohol era la pista que llevaba a la fruta pero podía ocurrir que el homínido se encontrara con cantidades de frutas que no podría comer de una evz. El alcohol estimula una neurona especial del hipotálamo, la AgRP[4] que es la misma que se activa cuando estamos muy hambrientos así que el alcohol de la fruta madura hacía que nuestros antepasados se sintieran hambrientos y siguieran comiendo sin sentirse saciados y almacenaran esas excesivas calorías en forma de grasa que quemarían después en época de escasez. Es el efecto aperitivo del alcohol que se produce incluso cuando se inyecta por vía intravenosa. Evolutivamente no era una solución perfecta ya que dejaba indefenso al homínido embriagado ante los predadores. La mutación posterior ocurrida hace 10 millones de años que activó la alcohol-dehidrogenasa hepática permitió a nuestros ancestros metabolizar el alcohol diez veces más rápido mejorando sus posibilidades de sobrevivir. En términos evolutivos, disfrutamos del alcohol porque es la recompensa por consumir las calorías suplementarias que almacenamos como grasa que ayudarán a nuestra supervivencia. Nuestros antepasados bebían socialmente porque los protegía de los depredadores: un borracho sólo, es presa fácil para un tigre de dientes de sable; ante veinte humanos borrachos un hambriento tigre de dientes de sable se lo pensará dos veces
         Desde esos tiempos prehistóricos los humanos no dejaron nunca de beber. Bebían y se emborrachaban los sumerios y los babilónicos (cerveza); bebían los egipcios que tenían su Fiesta de la Borrachera en honor de la diosa Hathor a la que el dios Ra había encargado matar a multitudes de egipcios para después arrepentirse y detener las matanzas engañando a la diosa llenando los campos de cerveza teñida de rojo que la diosa bebió pensando que era sangre. Borracha, se durmió olvidando la misión encargada por Ra.
 Bebían vino los griegos  que rebajaban con agua (dos o tres partes de agua por una de vino) lo que igualaba los grados de alcohol del vino  a los de la cerveza. Los griegos sabían que el vino podía ser peligroso y su mitología acogía a un dios, Dionisio, que rodeado de animales y de ménades despedazaba a quien no aceptase su divinidad o fuese abstemio. Ese poder del vino, capaz de convertir en bestias a hombres y mujeres, los hizo “filosofar” y diseñar un modo de beber más o menos controlado: el symposium. Era una reunión de hombres dirigida por un symposiarca que decidía la dilución del vino, los temas de conversación y el número de obligadas libaciones. Platón (el Symposium), también Jenofonte, dedicaron obras a esta reunión ritual. Platón decía que quien beba mucho y se comporte bien es un hombre ideal porque muestra auto-control incluso en esa situación y añadía que, si bebemos con él y vemos que mantiene el control sobre sí mismo, podemos confiar en él en cualquier circunstancia lo que, añade Forsyth, nos lleva a una lógica conclusión: no se puede confiar en un abstemio.
Los romanos de los primeros tiempos republicanos se afeitaban, llevaban el pelo corto, eran militaristas y despreciaban a los barbudos y hedónicos griegos y a su aprecio por el vino. Había tres cosas malas para estos romanos: la noche, las mujeres y el vino así que cuando un griego en 186 a.C introdujo el culto a Dionisio entre las mujeres, el Senado persiguió a sus seguidores de manera brutal deteniendo a 7.000 personas de las que muchas fueron ejecutadas. Cuando años después los romanos tuvieron su imperio, las cosas cambiaron de manera radical. El dinero que llegaba a Roma desde los lugares más apartados del imperio trajo con él la corrupción y la ostentación propia de los nuevos ricos. El convivium, variante romana del symposium, fue un producto de ese imperio. Era menos una oportunidad de conversar, recitar poemas o danzar como hacían los griegos, que una escenificación de jerarquía y dominancia. Los romanos bebían tumbados en grupos de tres sobre sofás dispuestos alrededor de una gran mesa que tenía una de sus lados libres para que los esclavos depositaran las bandejas y las retirasen. A la izquierda de esa zona libre de la mesa, estaba el anfitrión y su familia; a su izquierda los invitados importantes; a la derecha los invitados sin relevancia o gorrones a los que servía vino de ínfima calidad que debían soportar además las burlas del anfitrión. El vino se rebajaba con agua como los griegos, pero caliente. 
         En el Antiguo y Nuevo Testamento las referencias al vino no son pocas. Noé, después del diluvio, plantó viñas. Un día se emborrachó y quedó tendido desnudo en su tienda. Su hijo Cam avisó a sus hermanos Sem y Jafé que entraron de espaldas en la tienda y cubrieron con un manto a su padre sin ver su desnudez. Al despertar, Noé maldijo a su hijo Cam y le profetizó que sería esclavo de sus dos hermanos. Después de la destrucción de Sodoma y Gomorra, Lot marchó a vivir con sus hijas en un lugar apartado. Sus hijas preocupadas por no tener maridos que les dieran hijos emborracharon a Lot y yacieron con él cuando estaba inconsciente y tuvieron dos hijos sin que en el Génesis se haga ninguna condena de ese incesto. El Libro de los Proverbios es más cauteloso y menos tolerante con el vino y sus posibles consecuencias:

Pendenciero es el vino y tumultuosa la bebida alcohólica. Quienquiera que se entregue a ella no es sabio… a los reyes no conviene beber vino… No mires el vino: ¡qué rojo es!... !Cómo centellea en la copa!... ¡Cómo fluye suavemente!... Pero al fin muerde como una serpiente y pica como una víbora. Tu corazón hablará sin ton ni son...Tus ojos verán cosas extrañas...
         Juan el Bautista era abstemio como lo eran todos los naziritas (como Sansón) pero Jesús que hace el milagro de transformar el agua en vino en las bodas de Canán y establece la eucaristía en la última cena pidiendo a sus discípulos que bebieran su vino-sangre pudo, quizás, ser un bebedor excesivo pues se ve obligado a defenderse de esa acusación (en Mateo11; 16-19). Los apóstoles predicaron una religión que exigía beber vino en su liturgia y no siempre los fieles lo hacían con moderación. San Pablo en sus epístolas advierte a los cristianos contra esos excesos. Lo cierto, es que la cristiandad en sus comienzos fue fácilmente caricaturizada por sus enemigos como una secta de borrachos, una versión del culto de Dionisio-Baco porque desde su nacimiento, la cristiandad no pudo ser completamente abstemia. La comunión requiere vino y a donde quiera que fueran los cristianos debían llevar vino con ellos por eso, dice Forsyth, convertir Yorkshire era difícil pero convertir Islandia, una pesadilla.
         En mitologías politeístas como la griega, había un dios superior Zeus, y un dios menor del vino, Dionisio, supeditado al superior que controlaba los excesos de su Dios subalterno. Entre los vikingos era su dios supremo, Odín, el borracho al que nadie podía controlar. Odín sólo bebía vino. No comía nada. El vino en las tierras nórdicas era un producto de importación muy caro y su dios supremo no podía beber otra cosa que la bebida inalcanzable para los mortales que debían conformarse con el hidromiel producido por la fermentación de la miel o la cerveza. Los héroes de las sagas beben hidromiel y todo jefe debería tener un espacio especial para agasajar a sus invitados con esa bebida si quería mantener su prestigio aunque era la cerveza la bebida cotidiana.
En la Inglaterra medieval había inns, taverns y alehouses, nombres que hoy persisten casi siempre confundidos. Inn es lo que en español sería una posada, una venta o un mesón. Un lugar que da alojamiento para personas con establos para sus caballerías. Era cara, solo al alcance de nobles y gentes con dinero. Servían comidas y bebidas. En las taverns se vendía vino que tenía que ser importado y era caro. Sus clientes eran adinerados. Shakesperare y el doctor Johnson, bebedores de vino, fueron clientes asiduos. Hay más de cien referencias al vino en las obras de Shakespeare y muy pocas a la cerveza. Falstaff bebía cups of sack, es decir, vasos de Jerez, no de vino de Canarias o vino añejo como es frecuente que se traduzcan al español esos cups of sack. En la época en la que transcurren muchas de las obras de Shakespeare, no se cultivaba vino en Canarias pero si Jerez que se exportaba a toda Europa. Las alehouses, verdaderas antecedentes de los pubs, vendían cerveza que se elaboraba in situ, era barata, duraba tres o cuatro días y era la bebida popular.
 Sin que se puedan determinar las causas, Inglaterra y Francia enloquecieron por las bebidas destiladas en la segunda mitad del siglo XVII. Francia por el brandy; Inglaterra por la ginebra que no era otra cosa que alcohol destilado aromatizado por enebro. Había que beber mucha cerveza y gastar bastante dinero para emborracharse hasta perder la conciencia pero con la ginebra bastaban dos o tres tragos y además era muy barata pues no pagaba impuestos. Cuando los ingleses en 1688 importaron un monarca holandés para gobernar el reino, el nuevo rey, Guillermo III, trajo con él la ginebra que bebían los holandeses y los soldados destacados en Europa a los que les proporcionaba una valentía conocida como “dutch courage”. En todas partes había hambre cando las cosechas eran malas pero no todos sufrían igual. Los granjeros tenían pocos problemas. En años buenos producían grano para todos pero no producían más de lo necesario porque los excedentes, cuando los había, no se vendían. Las malas cosechas subían el precio del grano de modo que los cultivadores ganaban lo mismo con menos trabajo pero el gobierno tenía que afrontar las quejas de los pobres y los motines que eran los que sufrían la situación. A Guillermo III se le ocurrió que podía destilar los restos de las buenas cosechas y hacer esos destilados muy asequibles a los desfavorecidos en los años de escasez. Eliminó los impuestos y los controles de tal modo que el consumo de ginebra se hizo masivo. Durante sesenta años, de  1690 a 1751, tiempos de la llamada la Gin Craze, la ginebra devastó Londres. En 1720 las calles de Londres estaban llenas de borrachos inconscientes y desnudos que habían vendido sus ropas para comprar ginebra. El gobierno ensayó varias medidas legislativas para moderar el consumo pero resultaron fallidas casi todas. Si exigía una licencia cara para la venta los vendedores se hacían clandestinos; si recompensaba a los que denunciaban a los vendedores ilegales, a los llamados rats,  los vendedores contrataban matones para perseguir a los chivatos. Además, la norma legal exigía que el chivato tenía que  identificar con su nombre al vendedor por lo que era fácil burlar la ley sirviendo la ginebra de manera anónima a través de tubos que salían de gatos modelados en las paredes de las casas que servían de aviso a los bebedores. La ginebra fluía por esos tubos cuando se depositaba una moneda en la boca del gato. Nada parecía funcionar para detener la locura de la ginebra hasta que alrededor de 1750 la moda fue desapareciendo no sin que antes, Hogarth ilustrara con sus famosos dibujos el Londres del Gin Craze


La epidemia había pasado pero, escribe Forsyth, las clases gobernantes se habían asustado de los modos de beber de los desfavorecidos, de sus vidas al margen de las leyes y de sus motines. Su solución fue la deportación a Australia que se pretendía que fuera una colonia seca y sin dinero para así, pensaban los gobernantes, rehabilitar a los deportados y acabar con el crimen. La ingenuidad del proyecto rehabilitador era evidente y su fracaso previsible. El ron, ilegal, se convirtió en la moneda oficial. Gobernadores, soldados, marinos, convictos, propietarios libres…Todos organizaban sus vidas y trabajos alrededor del tráfico y la venta del ron. Todos bebían.
En 1914, en los inicios de la Gran Guerra y años antes de la prohibición americana, el zar Nicolás II prohibió el vodka en Rusia. Era una decisión arriesgada. De un lado, Rusia había perdido varias guerras porque lo soldados estaban borrachos. Del otro lado, ¼ de los ingresos del estado venían del vodka. No faltan analistas que digan que la revolución soviética triunfó por esas dos razones, la pérdida de los necesarios ingresos para el estado que proporcionaba el vodka y la falta de ese lubricante social que permitía que los rusos no se enteraran de lo que su gobierno hacía con ellos. Lenin mantuvo la prohibición que fue levantada por Stalin en 1925 no se sabe si porque se disponía a hacerle al pueblo cosas todavía peores de las que le habían hecho los zares.
Hay una vieja historia apócrifa que cuenta que en el año 987, Vladimir el Grande, invitó a tres representantes de las grandes religiones para elegir una que conviniera a su pueblo. Rechazó el judaísmo porque los judíos no tenían patria; a los musulmanes porque prohibían el alcohol y los rusos no podían prescindir de ese place así que Rusia sería desde entonces cristiana.
Ivan el Terrible en 1552 para celebrar la conquista de Tatar en Kazan, nacionalizó todas las tabernas rusas que fueron desde entonces gestionadas por empleados del gobierno. La recaudación por los impuestos era muy elevada y el gobierno alentaba el máximo consumo posible. Cualquiera que promoviera la abstinencia era arrestado. El estado se volvió dependiente de los impuestos del vodka lo que significaba que el estado era dependiente de la dependencia de su pueblo. Pedro el Grande (1672-1725) bebía mucho y obligaba a los demás a beber. Medía dos metros y era muy fuerte pero aun así las cantidades que se le atribuyen parecen muy, muy exageradas: una pinta de vodka y una botella de Jerez con el desayuno y ocho botellas más durante el día. Tenía costumbres bárbaras. En una ocasión pidió que trajeran a su presencia 20 prisioneros y 20 bebidas. Cada vez que bebía una de las 20 copas decapitaba con su espada a un prisionero y animaba al embajador de Prusia, presente en el acto, a que lo acompañase en las decapitaciones.
A los rusos no solo les gusta beber. Les gusta hacer que otros beban y para eso tienen desde hace siglos los brindis que no son como los acostumbrados en otros países (al final de la comida) sino numerosos y antes de las comidas. Stalin convocaba sin previo aviso a los miembros de su gobierno y los obligaba a beber mientras él, se dice, bebía agua. De ese modo incitaba a unos contra los otros y conseguía soltar sus lenguas. Nadie podía rechazar la orden de beber, ni siquiera los aliados extranjeros. El pacto germano soviético de la II Guerra Mundial entre von Rientropp y Molotov fue celebrado en una cena en la que hubo 22 brindis (obligatorios) antes de que fuese servida la cena.
En 1985 Gorbachov, que era abstemio, es decir, "no ruso" para sus muchos enemigos políticos,  lanzó una campaña contra la alcoholización en Rusia. Habló en la televisión afirmando ante la intervención de un espectador que se quejaba de que las bebidas eran caras, que el alcohol no era una necesidad. Pocos años después no estaba Gorbachov ni estaba el comunismo pero el vodka seguía. Hoy, dice Forsyth irónicamente, todo ha cambiado en Rusia. El consumo medio para cada hombre ruso es de media botella de vodka al día y en 2010 el ministro de finanzas Aleksei Kudrin, anunció que la mejor manera de resolver el problema de las finanzas en Rusia era que la gente fumara más y bebiera más.
En 1797 la mayor destilería de Norteamérica producía 11.000 galones de whiskey al año. Su dueño era George Washington. Era un negocio próspero. Entre 1790 y 1830 el consumo de whiskey se dobló. La causa fue la marcha hacia el Oeste. Quienes se atrevían a emprender esa marcha y deseaban disponer de alguna bebida alcohólica, la mayoría, tenían un problema. Un barril de cerveza es pesado, ocupa mucho espacio en el carromato y dura poco tiempo. Un barril de whiskey permite transportar mucho más alcohol y más duradero con el mismo peso así que quien emprendía esa viaje a lo desconocido siempre llevaba un barril de whiskey con él. En el Este se seguía bebiendo principalmente cerveza pero cuanto más se alejaba uno del Este en su camino hacia el Oeste más se encontraba con que la cerveza era remplazada por el whiskey. En contra de lo que se cree el Oeste era rico y los salarios altos. Se tratase de booms mineros, de pieles, o de ganado, había hombres con dinero que no tenían donde gastarlo pues no había carreteras, ferrocarriles, jueces ni bares. Las demás ausencias se resolvieron más tarde pero los bares llegaron muy rápido. Al principio fueron tiendas que se asentaban en los poblados de trabajadores que construían el ferrocarril o en los poblados mineros. Después, cuevas, más tarde, edificios, los salones, que sin que se sepa la razón, en sus comienzos tenían falsas fachadas con falsas ventanas que instalaban prefabricadas. Hollywood mitificó estos salones sin que pueda decirse cuanto hay de verdad en sus recreaciones. El mostrador de maderas nobles con una barra de latón al pie y numerosas escupideras (se mascaba tabaco) con un gran espejo detrás se convirtió en tradicional así como las puertas batientes a media altura que no existieron jamás. Estos salones, sin mujeres, podían tolerar algún negro, los indios por ley tenían prohibida la entrada y sin ley ni motivo alguno, a los chinos se les prohibía el acceso por odio. En los salones, se bebía whiskey. Podía beberse cerveza pero con problemas y aunque el tabernero tenía algunas botellas de champán y vino en las estanterías el polvo que las cubría indicaba que eran pura decoración. Son estos salones los que terminada la expansión al Oeste se volverán urbanos y provocarán contra ellos, la Ley Seca. 

En contra de lo que se supone la Ley Seca americana dice Forsyth, funcionó bien. El mito popular dice que la Prohibición fue introducida en 1920 por un grupo de mezquinos conservadores a los que no le gustaba el alcohol; que la mayoría de la población acudió inmediatamente a los bares clandestinos en Nueva York donde bebían el doble que antes de la Prohibición;  que una de sus consecuencias fue el gansterismo representado por Al Capone y sus ametralladoras; que en 1933 todos se dieron cuenta de la estupidez de la ley y la revocaron y que todo lo anterior es una muestra de la estupidez americana.
Forsyth refuta este mito ya que la Prohibición no fue obra de los conservadores sino un movimiento feminista y progresista que no iba contra el alcohol sino contra el saloon. Los hombres gastaban la mayor parte de sus salarios en el salón, volvían a casa borrachos y muy a menudo pegaban a sus mujeres que vivían con miedo y sin los ingresos necesarios para mantener el hogar. Las mujeres, sobre todo en el Medio Oeste se organizaron y como aún no tenían derecho al voto ni podían entrar en los salones, territorio exclusivo de los hombres, se manifestaron en las calles y fundaron organizaciones por la templanza. Las mujeres luchaban no contra el alcohol sino contra un patrón de conducta asociado con los hombres y el saloon. Antes de la prohibición existían ya muchos estados “secos” y de hecho, en 1913, la mayoría de los norteamericanos vivía bajo algún tipo de prohibición. En 1914, al inicio de la Gran Guerra, se prohibió la destilación ya que era necesario disponer de reservas abundantes de grano lo que favoreció a los partidarios de la Prohibición. En contra estaban además los alemanes con sus saludables cervezas que ahora eran enemigos pero que mantenían la calma porque la prohibición no era contra el alcohol sino contra las borracheras, los salones y la violencia y solo hacía ilegales las bebidas “intoxicantes” que para los cerveceros era el whiskey. El problema fue que la Volstead Act que complementaba la ley consideraba “intoxicantes” las bebidas con más de 0,5 % de alcohol  y en ese ínfimo nivel entraban también la cerveza y el vino.
La verdad es que el consumo se redujo a la mitad y sobre todo y lo más importante, hizo desaparecer el saloon. A los bares ilegales de las grandes ciudades, carentes de tradición y prohibiciones machistas, acudían también las mujeres y los negros y eso fue una victoria de la ley seca. Tampoco es cierto, dice Forsyth, que se multiplicaran los asesinatos. En el Chicago de al Capone había 10,4 asesinatos por armas de fuego por cada 100.000 habitantes. En 2016, había 27,9. Mucho peor fue la corrupción que se hizo tradicional y necesitó años para sino eliminarla, moderarla sensiblemente. La ley seca aportó un invento que llegó a nuestros días. El alcohol de ínfima calidad y horrible gusto, a veces venenoso, necesitaba una bebida auxiliar que disimulase su sabor. Los cócteles y combinados nacen en ese período. La Coca Cola incrementó sus ventas de manera increíble lo mismo que la tónica o la ginger ale pero la industria de la cerveza, el vino y el whiskey desapareció y fueron necesarios muchos años después de la revocación de la ley para que los norteamericanos fuesen capaces de producir bebidas “decentes” y bebedores refinados pues después de trece años de seca y los años de malos productos que le siguieron nadie recordaba el gusto de una buena cerveza.    

En el epílogo escribe Forshyth: Dondequiera que los humanos hayan vivido se han reunido para intoxicarse. El mundo experimentado en sobria soledad no es y nunca ha sido suficiente. Las drogas, por supuesto, varían pero siempre están ahí. No hay muchas conclusiones en el epílogo. Hay hombres fuertes que pueden beber y beber y nunca se emborrachan (Sócrates, Confucio, quizás Stalin) y hombres fuertes que estuvieron borrachos todo el tiempo (Pedro el Grande, Alejando Magno). Bebemos para movernos de un estado al otro, para marcar el fin de la jornada diaria o semanal de trabajo, en las bodas, cumpleaños o en los funerales. Cada vez que bebemos en estas situaciones algo viejo se fue y llega algo nuevo. Bebemos también como un escape pero hay culturas que no beben. Bebemos para huir del aburrimiento pues los humanos nunca se aburren cuando se emborrachan. Willian James lo decía así: la sobriedad disminuye, discrimina y dice no. La embriaguez expande, une y dice si. La embriaguez es un cúmulo de contradicciones porque dice “si” a todo: nos hace cantar y dormir, es una prueba de auto-control (griegos) o la fuente de la poesía (nórdicos), es la alegría de los reyes y la causa de su caída, el consuelo de los pobres y la causa de su pobreza, prueba de virilidad y motivo de su pérdida, una peste y un don de los dioses, un asesino y la sangre del Mesías.
En fin…



[1]Snollygoster: político deshonesto
[2]Los norteamericamos y  los  australianos nativos  no bebían pero sus colonizadores, si.
[3]Teoría propuesta por Robert Dudley en The Drunken Monkey: Why We Drink and Abuse Alcohol, University of California Press.  2014.
[4]Proteína r-agouti. Neuropétido de 132 aminoácidos

viernes, 5 de enero de 2018

THE INTELLIGENCE PARADOX. Why the intelligence choice isn´t always the smart one. SATHOSI KANAZAWA. John Willeys and Sons. 2012.




Al psicólogo evolucionista Sathosi Kanazawa no le faltan colegas que consideren su trabajo como mala ciencia y racista. Él, por su parte, atribuye esas acusaciones a la corrección política y a la censura. Se entienden las críticas si se sabe que Kanazawa ha escrito que las mujeres negras son menos atractivas que otras razas o que la pobreza africana se debe en parte al C.I más bajo de sus habitantes. Que hayan suprimido su blog en Psychological Today, que la London School of Economics le prohibiera escribir durante un año en revistas que no cuenten con revisiones anónimas y que un grupo de más de 60 psicólogos evolucionistas hayan publicado un manifiesto en la prensa afirmando que no es psicología evolucionista lo que él hace, no parece una “sentencia” demasiado severa en los tiempos “correctos” que vivimos. Kanazawa, sin embargo, tiene también defensores en su propio campo de trabajo. En respuesta a esa carta, un grupo internacional de 23 científicos, envió al Times Higher Education una carta defendiendo su trabajo, rechazando las afirmaciones de que hacía “mala ciencia” y la información errónea de que sus artículos no eran revisados, finalizando con una crítica a los procedimientos de los partidarios de la corrección política que denuncian en los medios lo que deberían criticar en las revistas de la especialidad:


Finalmente, creemos que el lugar apropiado para criticar los trabajos académicos, son las revistas en las que fueron publicados, no en cartas a la prensa, donde no pueden ser adecuadamente respondidas.

Este libro es una defensa de sus ideas y no se puede decir que se amilane ante sus críticos. Piensa, que hay dos falacias que debemos evitar: la falacia naturalista y la falacia moralista. La primera, que se debe a Hume y a G.E. Moore, es el “salto” del “es” al “debe ser”, la tendencia a pensar que lo natural es bueno, que lo que “es”, es lo que “debe ser”. La falacia moralista, se debe al microbiólogo de Harvard, Bernard Davis, y dice lo contrario: es el salto del “debe ser” al “es”. Los políticos conservadores tienen tendencia a pensar según la falacia naturalista (la naturaleza diseñó a las mujeres para dedicarse a la crianza de los niños y a los hombres para ser competitivos por lo que (salto) las mujeres deben estar en el hogar y dejar los negocios y la política a los hombres… Los políticos progresistas, tienden a pensar según la falacia moralista: como todos “deben” ser tratados como iguales no hay diferencias genéticas entre grupos de personas y los hombres y las mujeres son biológicamente idénticos. Para los “moralistas”, solo hay buena ciencia si el mensaje es políticamente correcto. Como la inmensa mayoría de los científicos sociales son progresistas, la falacia moralista ha supuesto un problema mucho mayor en las discusiones sobre psicología evolucionista que la falacia naturalista. La negación por los progresistas (left-wing) de ciertas verdades empíricas inconvenientes ha culminado, según Kanazawa, en la negación postmoderna de la objetividad científica. Los conservadores niegan a veces las verdades científicas (los creacionistas del cinturón bíblico americano) pero en las universidades americanas no hay creacionistas. Lo que si hay son, muchos postmodernistas que niegan la objetividad científica. Para Kazanawa, deben evitarse las dos falacias y eso se hace, no hablando jamás en ciencia del “debe ser” y sí del “es”. Hay a su juicio, dos únicos criterios legítimos para evaluar las ideas científicas: la lógica y la evidencia. Las críticas deben demostrar la inconsistencia lógica interna de unas ideas determinadas o refutarlas con evidencias científicas. Kanazawa, se considera un “fundamentalista científico” y reconoce que varias teorías suyas o de otros, tienen implicaciones inmorales, horribles, contrarias a los ideales y ofensivas para muchos, incluido él mismo, pero si se quiere solucionar los problemas sociales es necesario que estos sean evaluados correctamente sean cuales sean los resultados empíricos obtenidos. Si lo que afirmo está equivocado porque es ilógico o carece de credibilidad, si no es verdad, entonces, dice Kanazawa, el problema es mío; si lo que yo digo le ofende a usted, es su problema: Si la verdad ofende a las personas, es nuestro trabajo ofenderlas.
El primer capítulo es una precisa exposición de lo que es la Psicología Evolucionista y de la obligada defensa de la verdad aunque no coincida o sea contraria a lo que sería conveniente política o socialmente. Hay cuatro principios, según Kanazawa, para definir la Psicología Evolucionista:

1.- Las personas son animales. Que los seres humanos no son excepciones en la naturaleza sino parte de ella, llevó a los primeros psicólogos evolucionistas a aplicar las leyes de la evolución por selección natural y sexual a los seres humanos. Somos una más de las especies de simios en la naturaleza y como tales, obedecemos las leyes biológicas que establecen que la meta de todos los organismos vivientes es el éxito reproductivo. Todos los seres vivos están programados por la evolución para hacer tantas copias de sus genes como sea posible.

2.- No hay nada especial en el cerebro humano. Del mismo modo que millones de años de evolución han formado la mano o el páncreas para realizar ciertas funciones, ha modelado también el cerebro para que realice su función que es, resolver problemas adaptativos que ayuden a la supervivencia y reproducción de los humanos. El cerebro humano no es una excepción a las influencias de las fuerzas de la evolución.

3.- La naturaleza humana es innata. La psicología evolucionista no comparte la idea de la mente como una “tabula rasa” como suponen muchos científicos sociales. Como dijo William D. Hamilton, "la tabula de la naturaleza humana nunca fue rasa y está siendo leída ahora”.

4. La conducta humana es el producto de la naturaleza humana innata y del entorno. La enfermedad de Huntington es 100% genética y los factores externos no tienen ninguna relevancia pero no hay ningún rasgo del comportamiento humano que esté determinado al 100% por los genes y no hay ningún genetista que piense que la conducta humana lo esté. Los mismos genes pueden expresarse de modo diferente según el contexto pero en contraste con los genetistas, si hay científicos sociales que creen que la conducta humana está determinada al 100% por factores ambientales o culturales.
Kanazawa basa muchas de sus observaciones en su “Principio de la sabana” :

El cerebro humano tiene dificultades para comprender y tratar con entidades y situaciones que no existían en nuestro entorno ancestral.

Su libro es el resultado de unir este Principio evolutivo con sus ideas sobre la inteligencia general que define así:

Es la capacidad para razonar inductiva y deductivamente, pensar abstractamente, sintetizar información y aplicarla a nuevos dominios[1].

Para Kanazawa, la inteligencia general ha evolucionado como una adaptación para tratar con novedades evolutivas, con problemas inéditos no recurrentes. Para la psicología evolucionista, dice Kanazawa, la mente está constituida por módulos especializados en problemas específicos como el reconocimiento de caras o aprendizaje de la lengua materna entre otros muchos que han sido diseñados por la evolución para resolver problemas adaptativos. La aparición de la inteligencia general puede haber surgido para enfrentar problemas evolutivamente nuevos que no existieron durante el millón y medio de años que nuestros antepasados vivieron en una sabana estable en la que esa inteligencia general no era tan necesaria para afrontar la supervivencia como lo es en el ambiente rápidamente cambiante en el que vivimos desde hace 10.000 años. Su teoría afirma que los individuos más inteligentes son mejores que los menos inteligentes en resolver problemas solo cuando estos sean evolutivamente nuevos.
Hay, dice Kanazawa, muchos malentendidos sobre la inteligencia y  no pocos están motivados políticamente por equiparar erróneamente la inteligencia con la dignidad humana (human worth). La primera idea equivocada, según Kanazawa, es afirmar que los test que miden el CI están sesgados culturalmente contra ciertos grupos étnicos o clases sociales. Los científicos sociales asumen que todos los grupos étnicos son igualmente inteligentes porque son seres humanos igualmente dignos y si algunos de estos grupos tienen medias más bajas en los test es que estos test están sesgados culturalmente contra estos grupos. Hay evidentes diferencias entre negros y caucásicos en su presión arterial y entre hombres y mujeres en su peso pero nadie considera “racista” al esfingomanómetro o a la báscula del baño porque nadie equipara aparatos y diferencias con la dignidad humana. ¿Cuáles son las preguntas sesgadas culturalmente en el Test de Raven? se pregunta Kanazawa. Miden la capacidad de razonar y el sesgo es contra la incapacidad de razonar porque cociente intelectual e inteligencia no son la misma cosa; la tercera, que los test no son fiables; la cuarta, pensar que los genes no determinan la inteligencia, solo lo hace el entorno (educación y socialización).
La inteligencia tiene un innegable componente genético. Las experiencias tempranas influyen sobre la inteligencia del adulto pero lo hacen principalmente disminuyendo esa inteligencia no incrementándola. Enfermedades, lesiones, malnutrición y otras condiciones pueden impedir que los así afectados no desarrollen su potencial genético pero hay muy pocas experiencias infantiles que incrementen la inteligencia del adulto (Kanazawa no menciona ninguna). De modo paradójico, a medida que las naciones se vuelven más ricas, sanas e igualitarias, más, no menos importante, es el papel de los genes en la determinación de la inteligencia adulta. Cando el entorno se vuelve igualitario la varianza entre los individuos depende casi en exclusiva de los genes.
Basándose en el Principio de la sabana y en las ideas sobre la inteligencia general de Kanazawa, un peculiar psiquiatra evolucionista, Bruce.G. Charlton, propuso en 2009 en Medical Hypotheses una teoría sobre los que él llama, idiotas inteligentes (clever sillies)[2]. Kanazawa escribe en su libro:

Mientras que las personas más inteligentes pueden hacer muchas cosas mejor y de modo más eficiente que las menos inteligentes, hay muchas otras cosas que no pueden… las personas inteligentes tienden a fracasar cuando se trata de las cosas más importantes desde una perspectiva biológica… las personas inteligentes son solo buenas cuando se trata de hacer cosas que son relativamente nuevas en el curso de la evolución humana (pero) no son necesariamente buenas en hacer cosas que nuestros ancestros siempre han hecho como encontrar y mantener una pareja, ser padre o hacer amigos… las personas inteligentes no son buenas para hacer las cosas que son más importantes en la vida…

Estos Idiotas Inteligentes, en la terminología de Charlton, son personas definidas por sus altos niveles de inteligencia que son vistos por el resto de la población como portadores de ideas y conductas tontas en todo lo que no tenga que ver con su especialidad. El estereotipo del “sabio despistado o excéntrico” es el prototipo popular de una persona de talento en un dominio científico que carece de “sentido común” en todo lo que atañe al trato con otros seres humanos o con el mundo práctico. La inteligencia general no es sólo una habilidad cognitiva es también una disposición cognitiva, de tal modo, que un alto C.I tiende a ir acompañado de un tipo de personalidad distintiva que incluye la apertura a nuevas experiencias, es ilustrada, defiende valores políticos progresistas de izquierda y suele ser atea. Siguiendo las ideas de Kanazawa, Charlton sugiere que la explicación de esta asociación entre inteligencia y personalidad es que las personas con altos niveles de C.I tienden a usar con exceso la inteligencia general a la hora de resolver problemas cotidianos y a anular las formas instintivas y espontáneas de conductas evolutivas que podrían denominarse sentido común. El uso preferente del análisis abstracto es a menudo útil cuando tratamos con las varias novedades evolutivas que encontramos en las sociedades modernas pero no es útil para tratar con los problemas sociales y psicológicos para los que los humanos han desarrollado conductas adaptativas de dominio-específico y, dado que el sentido común, resultado de la evolución, usualmente produce respuestas correctas en el dominio social, eso implica que las personas más inteligentes cuando se trata de resolver problemas sociales tengan ideas más originales pero más estúpidas que las personas de inteligencia media y se comporten de modo inadaptado
Kazanawa comenta esta teoría de Charlton en el libro pero rechaza los términos clever y sillies como smart y stupid aunque comparta las demás ideas de la teoría. Charlton sugiere que los liberales y otras personas inteligentes son clever sillies porque aplican de modo incorrecto razonamientos lógicos abstractos a dominios sociales e interpersonales. La evolución nos ha dotado de respuestas eficaces a problemas familiares como la búsqueda de pareja, la paternidad, el intercambio social o las relaciones con otros. Todos estos mecanismos evolutivos componen lo que se llama sentido común. Todos tenemos sentido común sin embargo las personas inteligentes tienden a aplicar de modo erróneo sus habilidades lógicas y analíticas derivadas de su inteligencia general a dominios familiares para los que tenemos respuestas evolutivas.
A partir de su principio y de su propuesta sobre la inteligencia general Kanazawa dedica el resto del libro a aplicar estas ideas a dominios específicos según su intelligence paradox:  

Los individuos más inteligentes es más probable que adquieran y adopten preferencias y valores evolutivamente nuevos que no existían en el entorno ancestral… que los individuos menos inteligentes. En contraste la inteligencia general no tiene efectos en la adquisición y adopción de valores y preferencias evolutivamente familiares que existían en el entorno ancestral…

¿Por qué los liberales son más inteligentes que los conservadores?; ¿Por qué los ateos son más inteligentes que los religiosos?; ¿Por qué los homosexuales son más inteligentes que los heterosexuales?; ¿Por qué a las personas más inteligentes les gusta la música clásica?... ¿Por qué fuman y beben más? …
 No conviene fiarse mucho de la literalidad de los enunciados pues según las ideas de Kanazawa son más inteligentes en lo nuevo y más estúpidos en lo que no lo es que suele ser relevante evolutivamente.
Por ejemplo: Los liberales carecen de sentido común porque su inteligencia general lo anula. Piensan en situaciones donde se supone que deberían sentir. No es fácil definir lo que es el liberalismo. Kanazawa utiliza la versión americana actual: La preocupación genuina por el bienestar de personas no relacionadas genéticamente con nosotros y la disposición a contribuir con generosas aportaciones de recursos privados al bienestar de esas personas. En términos económicos eso se traduce en la defensa de impuestos altos y la transferencia de esos impuestos hacia programas sociales. Los conservadores son igualitarios: creen en la igualdad de oportunidades y no se sienten muy preocupados por los resultados siempre que esté garantizada la igualdad de oportunidades. Su igualdad, es meritocrática. Los liberales creen en la igualdad de resultados más que en la igualdad de oportunidades y procuran poner los medios necesarios para conseguirlo. En términos evolutivos el liberalismo es una novedad. Los humanos estamos diseñados para ser altruistas con los relacionados genéticamente, con nosotros, familiares, amigos y aliados con los que nos relacionamos pero no con extraños con los que es posible que nunca nos encontrmos. Nuestros ancestros (y los grupos de cazadores-recolectores que aún subsisten), vivían en bandas de 150 individuos genéticamente relacionados y no hay evidencia actual ni del pasado de que compartiesen sus recursos con miembros de otras tribus. El liberalismo es una novedad evolutiva, como el fumar, el beber, el ateísmo, el vegetarianismo o la música clásica o en general, la música instrumental ya que los cantos no son novedades evolutivas. Las personas dotadas de una gran inteligencia general son excelentes médicos, astronautas, físicos o violinistas, porque todas estas profesiones son novedades evolutivas pero, dice Kanazawa, son cosas poco importantes en la vida. No son relevantes a la hora de ser o tener buenos amigos o ser buenos padres, cosas que nuestros ancestros hicieron de modo eficiente durante los cientos de miles de años de vida en la sabana. Son idiotas inteligentes capaces de grandes logros en lo evolutivamente nuevo que se comportan estúpidamente en lo biológica y evolutivamente importante.
En fin. No es un resumen muy brillante pero supongo que bastará para que despierte la curiosidad y el deseo de leer este libro. Hay en él, como se ve, muchas cosas discutibles y quizás sesgadas en este libro pero leer a Kanazawa, por irritantes que puedan ser no pocas de sus afirmaciones, tiene una consecuencia relevante aunque él no la buscara. Se aprenden muchas cosas intentando refutarlo. Muy pocas, (y malas) condenándolo o ignorándolo.          





[1]Hay un problema de traducción entre dos términos que Kanazawa diferencia pero que con frecuencia se utilizan como iguales: Smart e intelligence. Intelligence es algo con lo que nacemos; Smart (usado como inteligencia) es algo que aprendemos. Si estudiamos, nos volvemos más “smart”. Podríamos traducirlo quizás por "listo" en algún contexto, “eficaz o eficiente” en otros.

[2]Hay un excelente resumen de Eduardo Zugasti sobre esta hipótesis en su blogE